El que ha entendido nuestro trabajo como un acto social y de ternura por los pobres, o incluso, sólo por los/as niños/as, es porque no ha entendido el verdadero sentido y construcción de lo que implica nuestro trabajo barrial.
Y es que la democracia nos quedó chica, o por lo menos la que hoy se instaura en nuestro país, no sólo parece precaria, sino además, parece ser sumamente injusta, porque en realidad, nunca nos contaron que este sistema democrático, tenía un apellido, y ese apellido era “indirecta o representativa”. Lo anterior se refleja en ese inmenso porcentaje de abstención en cada proceso eleccionario.
Adicionalmente, el fortalecimiento del sistema neoliberal, ha permitido no sólo hacer crecer el país de una manera desigualmente escalofriante, sino a que además, ha perpetuado y reforzado con mayor énfasis, que éstos son los procesos democráticos correctos.
Es por lo anterior, que –a modo personal- me parece sumamente curioso que a alguien lo mueva sólo la ternura y caridad de hacer clases y unos cuantos talleres a niños, niñas y población en general, de uno de los barrios más estigmatizados en Chile, La Legua. Es porque aquellos, no han comprendido que existe un sistema político, social, económico y de organización del Estado que se ha ido perfeccionando con el tiempo, para plasmar la desigualdad social. Y que de sobremanera, la desigualdad se ha plasmado en estas poblaciones.
No es casualidad, que nuestro trabajo, esté orientado principalmente a generar herramientas y nuevas capacidades por medio de estrategias participativas, que permitan el fortalecimiento comunitario y la regeneración del vínculo social en personas que se sitúan en barrios intervenidos por la droga y las armas. Porque estamos convencidos que nuestra fórmula es una de las vías para romper todas las mentiras que nos han contado. Entendemos que los procesos de aprendizaje, de crecimiento colectivo y personal, conllevan además un crecimiento intelectual que nos permite romper con el paradigma que la democracia es esto, y no otra forma de hacerla. De otra forma, nuestros espacios de participación, no es nada más que instancias democratizadoras, en espacios donde, esa mal llamada democracia no ha llegado, -sí, a través de las urnas, que es la única y exclusiva influencia que tiene la persona para decidir- pero si ha llegado, todo lo que el sistema capitalista ha fomentado.
Finalmente, nuestra organización, no sólo conscientes, sino parte de las desigualdades tanto económicas, intelectuales, culturales, etc., desde hace un par de años, ha llevado cabo instancias y experiencias de participación, para el crecimiento mutuo y colectivo, como una instancia democratizadora en ese barrio, que además, lo revientan cada semana en los noticieros. Y eso no es ternura, no es caridad, no es cuico ayudando en la población, es el barrio en el barrio y eso es simplemente, justicia social.

DSC_0096

  • News Heading Title

    Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece…
  • Inicio Curso de Inglés

    Ayer, miércoles 27 de marzo, se llevó a cabo la primera clase del curso de inglés para adu…
  • Primera atención jurídica a la comunidad

    En el marco de nuestro nuevo espacio de apoyo jurídico a la comunidad implementado por nue…
  • Primer Módulo de Artes

    El día lunes 11 de marzo, con la presencia de 6 niños y niñas, comenzó nuestro taller arte…
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por administrador
Cargue Más En Columnas de Opinión

Mira además

Inicio Curso de Inglés

Ayer, miércoles 27 de marzo, se llevó a cabo la primera clase del curso de inglés para adu…