El muro ha estado en el debate nacional durante el último tiempo, y no me refiero al muro propuesto por Trump para detener la inmigración desde México, sino que a uno que se encuentra en una realidad mucho más cercana, un muro que ya existe, y que, en el subconsciente colectivo, divide y separa entre los buenos y malos. Me refiero al muro de la Población La Legua emergencia.

La Legua durante las últimas semanas, como es habitual, fue expuesta en todos los medios de comunicación, diarios, periódicos, radio y televisión. ¿El tema de las noticias? Las constantes balaceras entre bandas rivales, que conlleva a su vez a exponer un tema ampliamente conocido, relacionado a la problemática existente sobre narcotráfico y tráfico de armas. De esta forma, se cuestiona también los eternos años de la intervención estatal en la población, especialmente la violenta intervención policial con la que deben lidiar miles de pobladores.

Hace unos meses, en el marco de la intervención La Legua, que lleva a cabo la Intendencia, en conjunto con el Municipio y el gobierno central, fueron entregadas viviendas para distintos comités de allegados, quienes felices con sus nuevos hogares, celebraban en marzo dicha entrega. El lugar donde se construyeron las nuevas viviendas es justamente, al costado de la legua emergencia, y los separa de este sector, el ya tan manoseado muro.

Con los últimos enfrentamientos, por supuesto que los vecinos y vecinas de este nuevo sector, (Jardines de San Joaquín) fueron víctimas de las balas, en sus propios hogares. Con ello surge la interrogante sobre la pertinencia de derribar el muro, propuesta que estaba dentro del plan maestro del Plan Integral La Legua. Comienzan a entrecruzarse las distintas visiones sobre el tema, entre el alcalde y el Intendente y lógicamente entre los mismos vecinos.

A modo personal, el muro debe ser derribado. Es evidente que estos “nuevos” vecinos tengan miedo, de las balas, de sus hijos e hijas, de sus hogares y de la inseguridad latente con la que viven. Pero es real también que cientos de vecinos que no se involucran en el microtráfico de drogas, han debido soportar por años, décadas, las balaceras, los allanamientos, y la violencia constante con la crecen niños y niñas.(Daniel Antileo)

Los pasajes ciegos, han sido el resguardo perfecto para los narcos y sus soldados, los escondites, los techos, las empresas colindantes. Es la estrategia perfecta para huir. En tanto, quienes no tienen relación alguna, deben convivir con la violencia de carabineros, de la PDI, de sus vecinos y del Estado.

Inicialmente, el muro debe acabar, en un hecho también que permite un progreso para el barrio, y que probablemente, permitirá erradicar el estigma social con estos pasajes ciegos como laberinto, que hoy separa entre “los buenos y malos”. A su vez, es sumamente necesario, que se tomen todas las medidas de seguridad para estos vecinos de las nuevas villas puedan sentirse seguros en sus propias viviendas.

Sin embargo, el muro es sólo uno de los temas que deben tocarse en La Legua, porque de nada servirá derribar la barrera actual, sino se elabora una política pública de verdad para el narcotráfico, y no me refiero sólo a la intervención policial, sino que, al trabajo comunitario, a la recomposición del tejido social, a la preocupación por los niños y niñas, que después de cada allanamiento quedan solos, echados a su suerte, al mejoramiento de las viviendas, porque las actuales no proveen ninguna condición, a potenciar el capital social que posee el barrio, al fortalecimiento de la educación y la cultura, y por supuesto, a combatir el narcotráfico y el tráfico de armas como corresponde. Que se allanen a los poderosos, a los grandes empresarios que mueven el negocio desde sus lujosos hogares. Que se desbaraten las bandas existentes que proveen a los pistoleros de armas tan sofisticadas, de ese arsenal de guerra, que, de mal pensado, suelo creer que personal del ejército las entrega y vende.

Que se acabe el narcotráfico de raíz, que se combata el amor al dinero que este sistema tanto nos fomenta y tanto daño a causado en los barrios más vulnerables económicamente.  Mientras tanto, seguiremos discutiendo sobre la apertura de pasajes, sobre el derribo del muro. Que son más bien, discusiones de forma, que logran resolver el fondo.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/43/Calle_de_La_Legua.png

 

 

  • News Heading Title

    Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece…
  • Inicio Curso de Inglés

    Ayer, miércoles 27 de marzo, se llevó a cabo la primera clase del curso de inglés para adu…
  • Primera atención jurídica a la comunidad

    En el marco de nuestro nuevo espacio de apoyo jurídico a la comunidad implementado por nue…
  • Primer Módulo de Artes

    El día lunes 11 de marzo, con la presencia de 6 niños y niñas, comenzó nuestro taller arte…
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por administrador
Cargue Más En Columnas de Opinión

Mira además

Inicio Curso de Inglés

Ayer, miércoles 27 de marzo, se llevó a cabo la primera clase del curso de inglés para adu…